Macarena Deichler:

La entrenadora chilena que se inspira en Marcelo Bielsa.

Dirige en el fútbol brasileño hace tres años, pero su sueño es llegar a la Roja femenina.

Por Agustín Villaseca Araos

La generación 2014 del Inaf contó solamente con tres mujeres en la clase: Paloma Oliva no logró terminar la carrera y ahora es árbitra, Silvia Oyanedel hoy trabaja en proyectos sociales y Macarena Deichler (30), la única que se dedicó a entrenar. Vive hace tres años en Brasil con su pareja, Francisco Barriga, quien fue su compañero de generación en el instituto. Ahí están a cargo de un proyecto propio, que los hace responsables de todas las categorías del club Siete de Septiembre, del estado de Pernambuco.

La entrenadora cuenta que su interés por el fútbol no fue casualidad. “Siempre fui influenciada por mi hermano menor, que se pasaba jugando en distintos campeonatos de escuelas de fútbol. Mi padre nos llevaba a los dos, pero yo solo era de acompañar. En mi época era muy difícil ver niñas jugando detrás de una pelota”. “Salí con 19 años del colegio y estaba muy indecisa en qué haría con mi futuro. Mientras pensaba, trabajé con mis papás. Ellos tienen una empresa de lavaseco y en esa época trabajábamos para el Ejército, en la Escuela de Suboficiales de Maipú”.

El rumbo que tomaría nuevamente sería influenciado por los hombres de su familia. Su hermano Jaime saldría en 2008 del colegio y al año siguiente tenía decidido entrar a estudiar la carrera de Entrenador Técnico en el Instituto Nacional del Fútbol. “Mi papá me alentaba, me decía: ‘Hay pocas mujeres, ¡vas a ser la primera!’. Yo no lo pensé dos veces”.

En busca de la perfección

En el segundo año de carrera, Macarena junto a su novio tomaron la decisión de realizar una pasantía en Uruguay con la selección sub 17. La idea era profesionalizarse. Hablaron con Roberto Álamos, quien era director de la carrera de DT en el Inaf y les hizo el contacto para poder realizar el viaje. “Se comunicó con el profesor Fabián Coito, que ahora es DT de la sub 20 de Uruguay. Tuvimos el honor de conocer a Oscar Tabárez. Nos dimos cuenta que Uruguay tiene un trabajo de estructura súper profesional. Él es el coordinador de todas las selecciones menores e iba todos los días a los entrenamientos”.

“Luego, en 2012 viajamos a Río de Janeiro con Francisco. Fuimos a Fluminense, donde hicimos una pasantía de observación de entrenamiento del equipo profesional. Desde ese viaje nos enamoramos del país y nos prometimos volver a Brasil”. En 2014, ya egresados, la pareja de entrenadores decide probar suerte de forma definitiva en el país carioca. Juntos dirigirían en Duquecaxiense, en la tercera división de Río de Janeiro. “Trabajamos seis meses y luego recibimos el ofrecimiento de ir al club Chicago de Brasil. Una academia de fútbol que envía jugadoras a EE.UU.”

— ¿Qué tan difícil es competir en el mercado con técnicos que fueron profesionales?

— La diferencia más significativa es cuando te van a contratar, porque ellos tienen un currículum como ex jugador. Y a veces puedes haber sido un gran jugador, pero no significa que vas a ser un gran técnico. Fue una de mis motivaciones para irme de Chile y venir acá donde empiezas de cero, donde no importa si fuiste jugador pero sí importa que tengas estudios, conocimientos y herramientas que te permitan desarrollarte. Siempre he querido tener argumentos.

— ¿Qué diferencias hay con Chile en cuanto a formación?

— Aquí sí somos bien valorados en cuanto a nuestra formación. Inaf es la única institución en Sudamérica en la que estudias por cuatro años. Acá en Brasil solo se hacen cursos pequeños. Nuestra formación nos ha abierto puertas. Macarena se haría de un nombre en el país pentacampeón al conseguir el campeonato femenino del estado de Pernambuco con Vitória de Santo Antão y luego disputar la Copa de Brasil, dejando al equipo entre los ocho mejores del país en 2016.

Amor, fútbol y el Loco

“Con Francisco nos enamoramos el primer año que estudiamos y siempre estuvo en nosotros la idea de perfeccionarnos. Por suerte hemos tenido la oportunidad de trabajar juntos en cada lugar al que hemos ido. Aunque somos conscientes que quizás esto no siempre sea así”. Sobre la inspiración para dirigir, la entrenadora es clara. “Me gustan Bielsa y Sampaoli. Si bien me identifico, quiero encontrar mi sello propio. Mi sueño es llegar a la Selección Femenina en Chile, me preparo cada día para eso”. No es casualidad que entre sus lecturas favoritas figure “Bielsa: 11 caminos al gol” de Eduardo Rojas, basado en notas del propio DT argentino.

“A Sampaoli solo lo pude conocer a través de una charla que realizó para el Inaf en 2012, cuando asumió en la Selección. Nos habló de su filosofía y mostró unos videos de cómo entrenan”. Dichas charlas es por las que se acusa que se pagaron cerca de $140 millones al actual DT del Sevilla.

— ¿Cómo proyectas tu carrera?

— Por ahora es dirigir de buena forma Siete de Septiembre. Con Francisco nos haremos cargo de todas las series del club y estamos pronto a crear la primera escuela femenina de Pernambuco. Además, queremos abrir puertas.
Nuestra idea es traer gente del Inaf. No queremos ser los cabrones y estar nosotros a cargo de cinco categorías, queremos traer más técnicos y ojalá mujeres.

 

Fuente: lasegunda.com